Dejad que ladren los perros....


Dejad que los perros ladren, es normal… las hambrientas dentellas ven llegar a su fin el hueso que les alimentó durante tantos años. Huesos de sangre que servían para alimentar sus estómagos agradecidos en forma de papeleta justa.
Dejad que ladren y se revuelvan en las pulgas envenenadas de sus actos mas macabros y que los insectos de la palabra los devoren por si mismos.
Dejad que enseñen de una vez por todas los colmillos afilados que nunca escondieron, en ellos se verán los restos de sus dentelladas en nombre de la ley marcadas desde el inicio de sus andanzas.
Dejad que estas alimañas devoren la ultima pieza humana que les queda en su guarida, el refugio de sus artimañas, el ultimo hacedor de democracias empañadas en oscuros calabozos para los malos.
Dejad que los pusilánimes vomiten hasta la ultima bala enumerada, la ultima promesa de juicio sumarísimo y que se empapen de su propio desperdicio hasta que se ahoguen con sus ladridos correctos y sonoros.

Porque la perrera les esta esperando a todos ellos….